Vuelvo a venir

Valga la redundancia.

La vida son retos, metas.
Son circunstancias que nos atropellan sin esperarlas.
Sin que podamos si quiera arreglar la casa, ante su visita.

Una de ellas, ha sido arreglar éste blog, llevo meses sin poder escribir, y ahora de nuevo estoy aquí, para desahogar mi alma como acostumbraba, tras éste antifaz cibernético, del que pocos conocen la identidad.

Lo arreglo ahora mientras una de éstas circunstancias inesperadas protagoniza mi vida.
Nada grave, tan solo algo que necesito reposo y recuperación.
No me aburro no, se me acumulan ideas y me voy distrayendo mientras pasa el tiempo.
Aqui encerrada, mientras veo como sale y se esconde el sol desde mi balcón.

Y reflexiono, y aprendo cosas de personas incluso mientras yazco aquí con el pie levantado.
Justo ahora que me había decidido continuar la vida sana, y hacer ejercicio…
¡Si claro! ¡Qué casualidad!
¿Y si realmente el destino te ha puesto ésta prueba para que reflexiones de verdad y lo hagas sin mirar atrás?
Quizás ¿quien sabe?

Soy mucho de hablar sola.
De hablar conmigo misma.
Me gusta, nadie me conoce mas que yo, y eso que ni yo misma me conozco, quizás debiera de conocerme mas y dejarme llevar por lo que realmente hay ahí escondido.

Porque soy, fui y seré.
Soy y seguiré siendo.
Fui distinta, soy igual, seré diferente.

Vuelvo y me voy.
Regreso de nuevo.
Como Batman.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *