Menu Home

¿Mata la Rutina al Amor?

Es difícil definir los sentimientos, ya que no fueron creados con un código como si de una aplicación se tratase, no son una receta de cocina.
Los sentimientos están ahí, como el relleno de los peluches, son los que nos dan forma a lo que somos y aunque en muchas ocasiones, se han tratado de definir, todo es muy abstracto.

La educación, el mundo en el que nos movemos, las reglas de la vida, hacen que nos definamos a nosotros mismos. Somos así, eres de X manera y así es como la vida ha de ser, tener pareja, envejecer juntos, tener hijos, casarte… pero… ¿y si la vida hubiera sido diferente?
¿qué hubiera pasado si hace unos años alguien hubiera nacido y hubiera creado otra manera de distribuir?
¿y si los coches no tuvieran ruedas y volaran como los platillos volantes de las películas?
¿Y si jamas se hubiera creado la vida monógama?
¿y si no hubiera existido la religión?
¿Y si quien invento la rueda, el dinero, el tiempo no hubieran nacido jamás?
¿Cuales son las reglas que dictarían la vida?

¿Y si no se hubieran existido las reglas y las normas?
Ni siquiera la burocracia, la política, etc…

Si nos remontamos a algunas pequeñas tribus que existen en la tierra, podemos imaginar y fantasear levemente en cómo seria vida, pero la sociedad en la que vivimos, es todo tan distinto, que nos convierten en pájaros enjaulados.

De nuevo viene a mi cabeza, la metáfora del pájaro enjaulado.

¿Y quién nos encierra?

¿Nos encierra realmente la vida o nos dejamos encerrar en la rutina?

Se dice muchas veces que somos la suma de las decisiones que tomamos en la vida, y yo a veces creo que son las decisiones que matemáticamente hemos de tomar, porque somos una formula matemática que aun no se ha descifrado, quizá jamás se haga… no sé, ya estoy empezando a divagar.

La realidad es que todo es tan confuso, lo que queremos, lo que deseamos, lo que sentimos, lo que nos hace suspirar, lo que nos «pone»

Y andamos como pollos sin cabeza, en una vida a veces insípida en la que nos hemos dejado ser, o hemos dejado de ser, simplemente porque no sabemos quienes somos, y precisamente es porque la formula que nos define, es indescifrable, somos inefables, inconstantes, y hay quien dirá que es simplemente emocionante.

Y si, el ser humano es interesante e intrigante, pero la sociedad nos está matando, la rutina…
¡Ay la rutina!
Me absorbe como el sofá al llegar a casa, como una serie de netflix que no puedes dejar de ver y que salta un capitulo tras otro…

¿Y quién define lo que es el amor?
¿Y quién decide lo que está bien o lo que estaña  mal?

¿Por qué no podemos ver más allá e innovar nuestra propia existencia?

¿Nos mata la rutina al amor?
¿O matamos nosotros la rutina con lo que debe ser?

Necesito un nuevo libro de reglas…

¿Tienes alguno por ahi?

Categories: reflexiones

Isabel Montse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.