Inspiración espontánea

Dicen que la vida es mejor con organización, y ¡eh! no lo pongo en duda, eh! Pero…
Yo soy mas de improvisar,
De dejarme llevar.
Sentirme como el pelo de pocahontas,
Libre como el viento,
Con mi melena ondeando cada átomo de aire.

Soy así, me dejo llevar, en un mundo donde todo parécete frenar.
Con reglas, y una educación distraída, y nada retarda.
Con un mundo donde tienes que agradar a los ojos que te miran.

Un mundo que te juzga, donde ser «artista» es ser raro, cuando lo raro es tener el alma absorbida por una sociedad que se queda anonadada por lo insano.
Y ven salsa rosa y gran hermano, y montón de programas prefabricados.
Y luego cuando lo critican a uno, es como «ay que fuerte mira lo que dice de mi»
¿Acaso no estas educando a tu alma para eso?

No creo en la anarkia, pero si creo en un mundo con reglas sencillas, donde podamos ser libres y pintar en las barranquillas.
Un lugar con respeto y devoción, por interés por el ser humano de al lado, de amor por la vida, por lo ajeno, pero desde la ilusión por aprender y descubrir. No por el cotilleo que te hace sentirte superior porque «tu eso nunca lo harías».

¿Y tu que sabes? Acaso eres vidente y puedes prever tu futuro?

Hay un dicho que dice «nunca escupas para arriba» «nunca digas de éste agua no beberé»

¡Ay la vida! Que parece tan cruel, cuando realmente es tan bonita y tan sencilla.
Tan fácil y tan divina.
¡qué afán por complicarla!

Y aqui mis letras, improvisadas… en ésta sociedad ensimismada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.