Un momento, ya me voy.

Es tan solo una pausa.
Me paso por aquí para desahogarme,
Para dejar que mi alma tome un suspiro mientras me desinhibo.

Hay muchas cosas nuevas,
O quizás tan solo obsoletas,
Que vuelven con las maletas hechas,
Para darme cuenta,
Que soy mas que letras,
Que soy mas que un cuerpo,
De piel cubierta.
Que siempre he sido la misma,
Que siempre he sido distinta.
Igual a la gente que siente diferente.
Igual a la gente que siente sin enmudecerse.

Tan solo es un momento,
Un suspiro,
Mientras estoy despierta,
Mientras mi alma inquieta,
Sigue abriendo puertas,
E investigando,
Cómo me siento mas cómoda,
Qué he de hacer,
Para dejarme con la boca abierta,
Orgullosa de mis decisiones,
Y de mi misma, completa.

Ya estoy completa,
Tan solo un poco confusa,
Por una vida inquieta,
Con tantas opciones,
Con tantas puertas que abrir,
Y tantas ventanas por las que salir.

Y tan solo es necesario pararse,
Darse cuenta.
De que somos complejos.
Seres humanos completos.
Perfectos,
interesantes y preparados para ser descubiertos.

Y mientras tanto,
tras ésta breve pausa,
Seguiré viviendo,
Mirando,
observando,
Descubriendo,
buscando nuevas maneras de alimentar
A éste alma,
Que adora soñar,
Porque para alimentar al cuerpo,
Ya hay mucha información al respecto,
Pero al alma…
¡Ay al alma!
Abría que inventar un supermercado,
Para llenar tanto.
Para dejarlo satisfecho,
Y sin hambre incierta.

Y ya está, tan solo era un aperitivo,
Un almuerzo,
Una merienda,
Para desahogar mi alma,
Para sacudir las alas,
para renovar el corazón,
Un suspiro de razón.

Ya me voy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.