Canción desesperada.

Acabo de componer una canción,
Tan solo 3 notas, empiezan con un do,
Narran la historia de tu y de yo.
Doy gracias a la vida por regalarme éste don que me permite desahogarme entre notas musicales.
La pena es que las respuestas están en los hechos, no en las notas.
Entre notas y dados enredados cantaba.
Me cuestionaba si debía decírtelo o no.
Si debo ser una asintota o si podría ser una tangente.
Si debo hallar la respuesta a ésta ecuación.
Si es posible despejar la X de éste teorema de Pitágoras.

Me pregunto por qué, qué ha provocado ésta inspiración.
Y doy gracias a la música, culpable de esto y de la inspiración.
Y me cuestiono si he de tirar los dados y si querrás jugar la partida.
Si hago trampas o hacemos una variación de las reglas del juego.
Me cuestiono si quiero o no quiero.
Aunque el cuerpo lo sabe, la ética y la razón debaten cómo proceder.

Mientras tanto, la lluvia de ideas decoran la imaginación,
Y lo plasman en las tres notas de ésta canción.
Son para ti.
¿Quieres que te la cante?
Dime sí o no,
Ayúdame a terminar la letra de ésta canción.
Vivir la melodía,
Improvisar su letra,
Diferente e inteligente.
(indecente)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.