Demasiadas cosas

Hay una lista de prioridades que es casi invisible y que está aun por ordenar, hay demasiados proyectos en mi cabeza, tantos, que no sé ni por donde empezar.
Hay tantas yo distintos finales que no sé cual escoger, hay tantas yo con finales atractivos que es difícil decidir, y entre tanto y tanto, me quedo aquí mirando. Observando.

Y el tiempo, irrecuperable, pasa, y mi cabeza inquieta, queda inmóvil sin saber cómo continuar, con todas las herramientas, con las botas puestas, y sin caminar, sabiendo que puedo, sabiendo que el éxito está ahí, esperándome tras la puerta.

Hace falta algo mas, una llave mas, y hay dias que la tengo y hay dias que me entretengo, pierdo las llaves sin saber donde estará, al igual que esa pulsera que llevo meses sin encontrar.

Overbooking creo que es lo que sufro, hay demasiados puntos a los que mirar, estoy en una habitación circular enorme donde hay mil y una puertas para escoger ¿y cómo decido?
Pues aun no lo sé.
Y mientras tanto, me siento en el centro, a jugar, con un tren.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *