Soledad y la ausencia de ella.

Mi amiga soledad, tan amigas, tan unidas.

Creo que el comienzo de ésta etapa era completamente necesaria para conocerme y alinear todos los planteas que vagaban por el universo de mi cabeza hasta crear un sistema solar donde gire todo de una manera mas o menos ordenada. O al menos, es una manera de definir lo que dentro de mi está sucediendo.

Repudiando cualquier tipo de relación física mientras me era fiel  a mi misma, y trataba de calmar la tempestad de mis relaciones pasadas, he pasado un tiempo hasta llegar el momento en el que me siento preparada. ¿A qué? Pues no lo sé exactamente, pero si puedo admitir, que estoy lista para improvisar y dejarme llevar por las notas musicales y caminar por encima del pentagrama…
Pero a la vez es un camino peligroso, si dejas la puerta abierta, pueden entrar tanto amigos como ladrones que no te harán nada bueno… he de ir con la cautela suficiente como para no renacer antiguos traumas que  puedan crear un incendio nuevamente.
De la misma manera tengo que ir con cuidado y no equivocarme con qué es qué y quién es quién, que no la necesidad de querer viajar por un nuevo mundo por tener gasolina en el avión, vaya a hacer que un terrorista suba a bordo…
Quizás esté ejemplificando demasiado… pero es que así es como soy.

Lo que si me encanta de toda ésta etapa es el reencuentro conmigo misma y el estar aprendiendo cosas nuevas que jamás pensé. Cosas que me hacen sentir comoda y natural. De la misma manera, doy rienda suelta a mis locuras, mis palabras y a la creatividad que ya llevo de serie.
Cada dia me siento mas libre en éste mundo que está lleno de cadenas, y me siento mas capaz de caminar incluso por encima del agua, sin miedo a caerme… no sé nadar muy bien, pero puedo apañarmelas para salir a flote… que ya es bastante.

Y mientras tanto, he aprendido a convivir con la soledad, o bueno… en ello estoy, pero me adapto bastante bien.
Ahora… estoy sentada esperando a que me llegue la nueva etapa, I’m ready to….

Lo que tenga que ser será… mientras tanto, aprovecho para aprender a ser paciente y no mirar el reloj.
Y cuando llegues, te apreciaré como nunca antes lo he hecho.

Aunque no si quiera sé que estoy haciendo…
Supongo, que tan solo me ayo viviendo.

Mientras espero.

Cr-Er

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *