Sentirse Humana

Quizás no leas ni hayas leído mis reflexiones anteriores, el resumen es que estoy en una etapa de reflexión profunda e interna. Y lo que mas me inquieta es “el ser humano” y como es…
A veces parece que lo acuso, y digo ¡humanos! con despecho como si los tratara como un insulto, como si nos tratara mejor dicho, ya que yo también soy humana… muy a mi pesar a veces.

Pero, el ser humano del verbo ser, significa sentir, sentir y pensar de la misma manera que lo hago ahora.
Sentir intensamente. Cuando tratamos el tema de sentir, hablamos sobre tomo del amor, el sentimiento mas profundo que existe en ésta raza, el sentimiento que nos hace capaces de cometer locuras, ya sea por alguien o algo, o incluso, como me sucede a mi, por el vacío, el deseo y la nada absoluta de todo esto. Si, es extraño de explicar.

Yo, soy mujer soñadora, la imaginación es mi mayor virtud y a la vez mi mayor rival, es excesiva, hasta limites muy altos, en los que quisiera matarla, matarme, pero tan solo en sentido metafórico, me encanta ser así, aunque a veces me desquicie.

Soy humana pues, cometo errores, aprendo de ellos, y siento el error y el aprendizaje. Pero no es lo unico que siento, la satisfaccion, el anhelo, el recuerdo ¿De qué? Del amor, si… también lo siento, lo echo de menos, y al no tenerlo, lo imagino perfecto, como en el mas irreal de los cuentos, como la mejor fantasía que hoy invento.

Te imagino cerca. Respirando el mismo aire que tu. Imagino que me miras, y que la sonrisa es lo mejor de tu actitud, que tu mirada puede penetrar mi alma sin tocarme con un poro de tu piel. Te imagino intenso como yo. Te imagino romantico, te imagino escuchándome cantar, te imagino imaginándome en el mas ardiente de tus sueños y de tus fantasias. Te imagino acariciando tu cuerpo, hasta que la locura sea tan intensa, que me descontrole como la mas salvaje de mis noches junto al alcohol.
Me imagino pues, emborrachada de ti, sintiendo por sentir, por querer, por amor, por dolor, por la intensidad de tus besos. que me invadan como una droga, que recorran mi alma como un virus que se expande, por debajo de mi ropa, sin ella, solo tu y yo, invadidos por una oscuridad infinita, donde el tiempo, el espacio y el suelo, desaparecen eternamente.

Hecho de menos besar, hecho de menos sonreír por la ilusión de ver a ese alguien.
Te estoy esperando, tienes que ser tu, sé que respiras mi mismo aire, solo necesito que me mires hacia mi y hagas que te encuentre la mirada. Será entonces cuando empiece la jugada…

Ya no escribiré de nadie… escribiré sobre ti… sobre lo que TU me haces sentir, estoy esperando que llegues tu, para sentirme humana, para sentirme perdida y encontrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *