Menu Home

Inhabituada quizás…

Es todo muy extraño, rápido, raro, «inhabitual» quizás, no lo sé.
Con ganas de conocerte, mientras cambia mi vida, mi rutina, y mientras siento que me avecino a lo desconocido, sin precaución, pero sin miedos, pero a la vez, sin preguntas, sin respuestas, sin pausas, sin carencias.
Me resulta todo muy extraño, por haber surgido de la nada, por no conocer las circunstancias, por las diferencias, por la atracción, por tus palabras, por tu reacción.
Es todo muy extraño, pero me gusta, me agrada y me atrae, y algo me dice que no importa las preguntas y las respuestas, pero aun así, es desconocido, es nuevo, misterioso, me siento dentro de un laberinto donde no sé si pasear y distraerme buscando salidas distintas, si escalar para ver el mapa, o simplemente buscar la salida… no sé, encuentro en mi una situacion extraña, como he dicho antes, quizas por lo poco habitual de todo, por falta de costumbre, aunque justo ahí esté lo mejor de todo, que es igual y distinto a la vez que otras circunstancias similares vividas en el pasado.
Pero siempre es diferente, solo que, cuando surge, es como estar perdido en una lancha dentro de un mar donde sientes haber encontrado la manera de avisar que estás ahí… y no sabes como hacerlo sin equivocarte a perder esa ultima oportunidad, sin dejar que la vengala, sea vista, y se pierda en el cielo, como una estrella fugaz, en una noche estrellada….

No sé… es extraño, y tengo un sentimiento que me gusta y que soy incapaz de definir.
Me gusta… ¿y que?

Categories: confesiones Uncategorized

Isabel Montse

1 reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.