Ambición y proposito

Somos, fuimos y seremos,
La misma persona pero diferente,
En el mismo envoltorio, con el mismo contenido,
Con los mismos ojos, con diferente perspectiva,
Con el mismo cerebro, con diferentes conexiones en nuestra cabeza,
Con mas experiencias, con diferente peso, con el mismo texto.

Ayer me planteaba si quería seguir siendo la misma persona que quise ser,
Hoy mientras canto, sé que el alma me grita por dentro llena de ilusiones y de sueños pospuestos.
¿Por qué soy tan ambiciosa?
¿por qué me encantaría ser mas de una para repartirme el trabajo?
¿por qué tan solo tengo una vida para hacer todo lo que dentro de mi cerebro hay?

Y mientras lo pienso, el tiempo va pasando, la película se va acabando.
Mientras camino y me voy lamentando, en lugar de ir disfrutándolo.
Quizás eso sea justo lo que nos haca humanos.
Sentir.
Razonar.
Eso dicen los libros, los estudios, los textos en los que me pierdo cuando navego por la red.

Somos humanos, o eso creemos.
Manipulados.
Manipulada por lo complicado, cuando todo es tan sencillo.
O quizás no lo sea, y eso es lo que nos quieren vender,
Para vender mas pastillas contra el estrés.

La música, el lenguaje del alma.
El dibujo, los colores, la expresión de la creatividad.
Las historias, la imaginación.
Todo eso soy yo.
Todo eso y mucho mas hay dentro de mi como una bomba a punto de explotar,
Como un prisionero inocente deseando salir y que apoyen y crean su verdad.

Todo eso soy yo, con lo que fui y con lo que quiero ser.
Eliminando deberías,
Cerrando los ojos y sincerándome ante mi misma.

Desnudando mi alma.
En letras.
En sentimientos ocultos, expuestos, disfrazados, descritos en un intento desesperado por desahogar éste alma que me grita.

Todo eso hay en mi, con una visión y un propósito difuminado, desenfadado.
Y en mis manos, como un objetivo fotográfico, voy dandole vueltas hasta verlo claro.
Si es que se puede.
Si es que puedo.

Porque en definitiva,
Soy una humana.
Indecisa.

Y razonamos y nos perdemos, y nos encontramos.
Y vivimos limitados.

Por el fin.
Por un fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *