No sirve de nada

Me gusta creer que todo pasa por algo,

Que de todo aprendemos.

Pero hay cosas que no.

Y no me gustan los peros, pero es que con esto no puedo.

No puedo con las empresas que te compran deudas y buscan entrelíneas como extirparte el alma hasta que quedes sin aliento.

Como aún pagando impuestos no tienes derechos para pedir asistencia gratuita, porque supuestamente cobras suficiente como para pagarla…

¡Claro!, y pagar las facturas, el transporte, el alimento, los impuestos…

Un sistema judicial que favorece a los ricos, porque si soy pobre y no puedo pagar a un abogado con mis ingresos quedo a merce de las empresas chupasangres….

No entiendo nada, de ésta circunstancia que me ha tocado vivir.

Si tuviera o tuviese una máquina del tiempo o la posibilidad de usarla, volvería a ese momento donde firme aquel estupido documento.

No sirve de nada.

No me ha servido de nada.

Ojalá no tuviera que estar escribiendo ésto.

DE NADA! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *