Bailar y sonreír para ti.

En un amago de mis pensamientos, voy a imaginar que vienes de camino a mi casa y entre las notas de la música, con energía y sensualidad, me preparo para bailar para ti.
El plan es quitarme la ropa lentamente mientras te la lanzo la mas traviesa de las miradas.

Mientras tanto tu, te quedas sentado mirandome, mientras yo te divierto…

Luz tenue, quizás velas, algo de incienso para decorar el momento…

Y luego… bueno…

Lo dejaré para que podamos improvisar una vez el principio de ésta fantasía se haga realidad.

¿Quieres cumplir mi deseo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *