Llegará

El ser humano… ¡hay! ¡Qué raza tan distraída!
Estos desajustes hormonales, estas idas y venidas causadas por los sentimientos, los trastornos de personalidad, la seguridad, la inseguridad, son tantísimos factores, son tantas las circunstancias que nos llevan, no traen, nos regalan,  tantos momentos diferentes que nos hacen cambiar tanto…
No hay normas, no hay reglas, solo “somos”, vivimos, respiramos…

No hay guiones, y si lo hay, es elegible, no podemos preveer nada, solo detalles superfluos, pero nada de las circustancias tan remotas.
Somos tan diferentes, son tantas las lineas como universos paralelos que se cruzan o no, o como asíntotas que por mas que se acerquen… no habrá contacto alguna.

Asíntotas… siempre me llamaron tanto la atención.

Si la vida se explica en matematicas, en nuestro interior tan pequeñito y tan amplio en el universo, hay veces que no logro dar una explicación de porque aun no hemos encontrato la armonia entre los sentimientos y la vida en sí. Quizás la hemos adornado demasiadado. Religiones, deseos, etc… que nos han llevado a lo que queremos ser, a lo que deseamos creer. Sirenas, unicornios, principes azules, castillos, el edén, el paraíso, el nirvana… ¡hay! ¡cuántas cosas! ¿no creeis?

Creo que vivimos mas allá, mucho mas lejos de lo que verdaderamente somos, pero… es eso justamente el regalo de los humanos.
La fantasia, la imaginación, los sueños, es la ecuación que nos complemente, quizás sea la pieza del puzzle que parece que no encaja, pero que justamente es la perfecta, la última pieza.
Tan solo quizás, no lo sé.

La cuestión, es que en ésta etapa de mi vida, siento como mis sentimientos fueran flores cuyas semillas están ahí, y al fin las estuviera regando esperando a ver como es la flor que va a florecer.

Soy una persona que reboza sentimientos, imaginacion, creatividad. Tengo un alma deseosa de explorar e inquieta dentro de éste mundo lleno de esperazas en el que nunca se sabe que pasará.

Es por ello, por lo que sé que llegará. Lo sé porque es lo que quiero creer, y es eso por lo que vive el ser humano, por el deseo, por las metas, por la esperanza de conseguir nuestro ideal, nuestro objetivo, lo que sea….

Y te esperaré, nada más. Soy de ese tipo de persona que mientras te espera evoluciona para ajustarse al trozo de puzzle donde mi pieza encajara, junto a ti.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *