Circunstancias y momentos

Momentos decisivos en la vida, donde te sientes que te haces mayor.
Son éstos momentos donde analizas, mirando atrás, los puntos de tus relaciones, tus reacciones, haces como un resumen general de tu “YO” y del por qué y como has llegado a estar así, en éste lugar, con ésta ropa, con la gente que te rodea…

Es el momento donde te das cuenta que tu cabeza y sus ideas, yacen en el interior de un laberinto de grandes paredes, paredes que no puedes escalar, me he dado cuenta que la unica manera es descifrar las pistas, hasta llegar a la salida.

Ya me siento libre, he llegado al espacio de pause o stand by, donde puedo mirar a mi alrededor, respirar hondo y con los ojos cerrados, sentir que pasa. Aunque a veces lo olvido, y entonces es como si volviera al punto de partida.

El ser humano es loco por naturaleza, descentrado. Demasiada información, demasiada distracción, es facil perder la cordura, si es que ésta existe. Quizás tamn solo se basa en que hemos de aceptarlo.

Ganar confianza, aceptar qué, como y porqué soy.

Así, con los que me rodean, con mis aficiones, con mis chistes, mis risas y mis lagrimas.
Ganar la batalla a la paciencia, y dar libertad a los sentimientos que he reprimido por culpa y causa del miedo, solo entonces, volveré a amar, con la intensidad que me merezco. Pero no, no ahora, no es el momento.

Ahora es el momento de cerrar los ojos y reflexionar. Meditar quizás. Ser consciente.
Es el momento de sacar una sonrisa al viento, al tiempo, a la gente que me abraza, en la distancia o en el encuentro.

Es como estar sin estar. Es como estar ensimismada en la nada, en el algo.
Necesito conocer, dejar que me conozcan a mi, no a la persona que parezco ser.

Soy consciente de que el camino es largo, que las paredes son frias, y de que no voy a pasarlo bien.
Prefiero que así sea, será la unica manera de superar las pruebas de éste juego y alcanzar la meta.
Aunque es una espectativa muy alta… quizás jamás la consiga, pero lo intentaré, lo seguiré intentando.

Mientras te echo de menos.
Mientras lloro, sonrio y sueño.

Mientras duermo y despierto, de la realidad que enveneno.

Desconexión.
Es lo que necesito.
Las circustancias de mi vida me han llevado hacia éste laberinto y no otro.

Éste, es el juego.
Éste, es y ha de ser solo MI juego.

¡A por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *