Y digo yo…

Y digo yo…
Si te doy la oportunidad de ser feliz,
¿Por que no decides estar junto a mi?

Y digo yo…
Si eres libre de decir,
¿Por qué no elegir hacerte sonreír?

Y digo yo…
Si eres feliz cerca de mi,
¿Por qué no lo haces, y dejando fluir?

Y digo yo…
Si lo sientes…
¿Por qué padeces?

Cosas que hacen que éste mundo sea un circuito de pruebas,
donde me pregunto ¿por qué ha de ser tan complejo?
Digo yo…
Y no lo sé.
Ni lo descubriré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *