Menu Home

Me confieso abstraída…

Cambios por dentro, visibles y no, incomprensibles por una misma. Puntos de vista que se enredan, imágenes que me desesperan. Sonrisas que no quiero comprender, recuerdos que renacen sin querer, sin pedirlos, sin ser solicitados. Nuevas impresiones, sorpresas…. Nuevas sensaciones ¿por qué? Esta vez lucharé ¿seré mas fuerte? ¿podré vencerme a no sentir? ¿Podré vencerme a mi? A no sentir, a sonreír, a ser feliz, a creer ser feliz… no quiero caer, pero presiento que puedo hacerlo, que me volveré a herir ¿por qué? A saber… solo es un presentimiento, un cambio de ideales. Fruto quizás de la saturación del trabajo, del tiempo, de la carencia, del gusto, de la presencia, de las ganas, del deseo…. Fruto de una suma de muchas cosas, donde el destino ésta vez, se halla en silencio, callado.
Me confieso a mi misma estar ciega ante mis ideales. A estar loca ante lo que no sé querer, ante no saber concordar, a no saber elegir, a no saber querer. Me confieso desordenada, ensimismada, mientras el miro el infinito, sin pensar nada, sin razonar, mientras me envuelvo en sueños, respirando hondo, sintiendo la comodidad de éstos, de mis sueños, en los que caigo entre recuerdos, porque no quiero afrontar una realidad que solo sabe actuar con malicia …
Me confieso abstraída en éste periodo de la vida donde no quiero confundir, confundirme…. evadirme. Me confieso no saber elegir ni deducir. Me confieso una ignorante ante lo que hoy me encuentro delante. Absorta en las formas, en la silueta que me provoca, esta serie de sentimientos, confusos, somnolientos… que no se distinguir, no se seguir, ya que me pierden, me lían, entre sabanas, con sudor en mi almohada, en el alma, en los sueños, en mi cuerpo.
Cambios en las ideas, en los sueños, en el pensamiento, en los ideales que creo tener, que creo inventando, soñando.
Mientras me caigo entre mi desordenado pensamiento, intento ser fuerte y no caer de nuevo en el absurdo principio humano que nos obliga a sentir y desear…
Mientras ocurre todo esto, e intento ordenar mi cabeza, escribo estas letras buscando quizás entre las letras una respuesta… una respuesta obsoleta e inexistente. Que me permita convencerme que ésta vez voy a ser fuerte y no caer…
¿lo conseguiré? Solo el tiempo me lo hará ver… dejémoslo correr.

Categories: Uncategorized

Isabel Montse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.