Menu Home

Carta anónima

Carta anónima (Firmada y con remitente)

Exacto, comienzo a escribir esta carta, sentada bajo una luz tenue, con una banda sonora de melancolía, donde las palabras son escritas através de las letras de mi teclado, sin que sean meditadas, como soltadas al aire al hablar… sin apenas pensar.
Esta es una carta donde expresare mis confusiones, mis más profundas alusiones, a ese alguien que me invade, que transciende hasta creerlo, definirlo un dilema, un problema.
Considerado como tal, me dispongo a confesar, que no puedo ni dormir, que no puedo ni admitírmelo a mi misma. Con la cobardía como compañía. Camino entre las horas, sin poder unir mis pensamientos, ni sus palabras. Mil consejos me atormentan, y me revientan al pensar, que muchos de ellos, son verdad, tienen razón, son realidad. Y debería a cabo, hacerlos llevar.
No sé que será, y si lo sé me cuesta admitir, lo que me hace negar, la situación real, lo que hoy me rodea, me atormenta. Dándome cuenta. Aquí, tras la puerta. La puerta cerrada, con la llave entregada.
Incompatibilidades miles puedo ver, y me contradigo, si y no, esto si, pero… esto no, aunque… son las palabras que mas si repiten. Mientras imagino, idealizo conversaciones que luego soy incapaz de reproducir.
Mientras sueño, reproduzco, lo que sin problemas, podría ser real. Tonterías.
Mientras tanto, mientras respiro y camino, me enferma la soledad, me enferma ésta pesadilla de esperar. No puedo comprender como puedo ver roto mis esquemas, hasta donde la razón no llega. Pero puedo prever que no me hace ningún bien. No estoy bien. Me atormenta el ver como se aclara todo de un modo tan oscuro, tan tenue, tan translucido. Me invade de angustia, esta sensación, que si sí, que si no. Mis propios pensamientos que se contradicen, la propia realidad que es tan escatológica.
Subestimado, exagerado.
Premeditados mis sentimientos, un error seguir creyendo, seguir incrementando esta sensación, que no me lleva a ningún lugar, que no sea algo infernal.
Realmente no tiene ningún fin esta carta. Esta expresión escrita sin remordimientos. No desahoga, y nada arroja a la verdad, ni a cambiar nada, en mi oscuridad.
Subestimado, exagerado. Son mis pensamientos, en algún grado. Por algún lado.
Y así ceso mis palabras.
Firmado.

Categories: Uncategorized

Isabel Montse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.