Menu Home

A veces es necesario…

A veces es necesario caer en el pozo del infinito, para descubrir que existe la luz.
A veces es necesario caer en el olvido para ser recordados por nosotros mismos. A veces es necesario llorar hasta la saciedad para saber que en lagrimas es imposible poderse ahogar.
A veces es necesario escuchar palabras que sabemos para creer que existe la paciencia, la creencia en nosotros y que estamos vivos. A veces es necesario abrir los ojos o cerrarlos para descubrir que somos igual de personas que el resto de la humanidad.
A veces es necesario encerrarse para saber que existen salidas.

A veces es necesario caer, para saber levantarse sola, o con mil manos, levantarse de igual modo.
A veces es necesaria la soledad, para saber que existimos como unidad…

A veces es necesario tener cosas necesarias y hay otras veces que no es necesario nada, aunque hayamos pensado que necesitamos de algo…

A veces es necesario encontrarse.
A veces es necesario ser encontrado, hallado, buscado…

A veces es tan solo necesaria una pincelada de tiempo en el reloj del desconcierto para encontrarnos dentro, y dibujar un nuevo paso que avance a contratiempo.

…y ver el final de la esquina, donde las paredes de resina no huirán despavoridas.


A veces tan solo es necesario invocar al infinito, para saber cuánto y cómo necesito lo que necesito.

Categories: Uncategorized

Isabel Montse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.